• aprosamerm

Hipnosis y psicoterapia: Mitos y realidades

Actualizado: 19 de jul de 2018


Milton H. Erickson. Psiquiatra y psicólogo norteamericano. Investigador de los efectos psicoterapéuticos de la hipnosis, así como de los estados hipnóticos, durante la década de los 30´s y los 50´s. Su particular forma de hacer intervenciones psicoterapéuticas fue estudiada antropológica, psicológica, médica y comunicacionalmente. Su pensamiento influyó en grandes teorías psicológicas como la teoría sistémica, la teoría de la comunicación humana, la terapia narrativa y la terapia estratégica. Pionero en el uso estratégico y orientado a las soluciones de la hipnosis; modelo que después sería llamado hipnoterapia ericksoniana.



Por: José Antonio Aguirre



La hipnosis utilizada médica y psicológicamente es muy diferente al hipnotismo empleado en shows y espectáculos. A través de la manipulación y la teatralidad la hipnosis es más conocida por concepciones erróneas. Dentro de los muchos mitos se encuentran que las personas en un trance hipnótico son “esclavos”, o que “caen” en un estado de semi inconsciencia. De hecho, la hipnosis (o lo que propiamente llamaremos estado hipnótico) es todo lo contrario: es un estado de relajación física, donde la mente se encuentra en una especie de hiperatención. Y es un fenómeno cuyas bases se encuentran en la psicología de la sensopercepción, en la psicofisiología y en la teoría de la comunicación humana.


La historia sobre la hipnosis, en su campo de estudio más reciente, le correspondió a la medicina hace algunos cientos de años. Comenzó con Franz Mesmer, a finales del siglo XVII y la popularización del magnetismo animal (o mesmerismo), las explicaciones del fenómeno eran muy lejanas a lo que hoy se conoce sobre la hipnosis y su psicofisiología. Varias décadas después, ya en el siglo XIX, de acuerdo a investigaciones de la época, evolucionó en dos grandes escuelas de la neurología y psiquiatría francesa: La escuela de la Salpetrière, con Jean Martin Charcot, a la cabeza y la escuela de Nancy a cargo de Hyppolite Bernheim. Charcot estableció que el fenómeno hipnótico era sólo característico de las "mujeres histéricas" de la época: hay que entender que en la época victoriana de aquella época, las principales personas afectadas por ataques de nervios eran mujeres. Por otro lado, Bernheim consideraba que la hipnosis era una posibilidad de la mente de cualquier persona, dado que obedecía a un funcionamiento psicológico normal, debido a que sus efectos se debían a la sugestión.


A partir del siglo XX, encontramos por ejemplo al psiquiatra Clark Hull, quien comenzó a investigar en laboratorio las técnicas de inducción hipnótica y se intereso en la sistematización de las mismas. El psiquiatra norteamericano, Milton H. Erickson la convirtió en parte esencial de sus tratamientos incorporando nuevos elementos así como concepciones que permitirían generar nuevas escuelas en el tratamiento psicoterapéutico. Las modalidades de trabajo de Erickson fueron estudiadas por médicos, antropólogos, teóricos de la comunicación humana y psicólogos. Fue así que se convirtió entonces en pionero de la utilización de la hipnosis en psicoterapia y el padre de lo que posteriormente sería denominado hipnoterapia ericksoniana, el principal modelo psicoterapéutico donde se utiliza el recurso de la hipnosis.


Ya con el avance en la tecnología a fines del siglo XX y principios del XXI las investigaciones con electroencefalogramas y resonancias magnéticas han arrojado nuevas luces sobre qué es lo que pasa en en cerebro en estado hipnótico. En estado de vigilia (cuando estamos despiertos) nuestra mente funciona de cierta manera: nuestra capacidad de atención y el procesamiento de la información se encuentra estimulada por ciertas áreas de actividad cerebral: por ejemplo se activan mayormente las ondas beta. En un estado de relajación, como cuando observamos un atardecer, contemplamos algo que nos gusta, la actividad cerebral se caracteriza por las ondas alfa. Y en estado hipnótico, se genera mayor actividad de ondas theta en el cerebro, lo que permite que la mente no se encuentre "dormida" ni mucho menos relajada; más bien la atención se encuentra amplificada en el interior. Existe inhibición frontal izquierda, estimulacion occipital derecha, relacionado con el sistema nervioso autónomo. Asimismo existe estimulación del sistema límbico (emociones, memoria).


Pero, ¿a qué nos referimos con lo anterior, qué implicaciones tiene todo esto? Pues bien, tener al cerebro funcionando bajo ese esquema permite tener un manejo más amplio de la información verbal, control del aparato motriz del lenguaje, comprension de la lógica social y mejoramiento de la capacidad de planeación y decisiones. Al aumentar la velocidad de procesamiento del sistema nervioso autónomo, permite al sujeto influir en la percepción del dolor, en la generación de percepciones internas con contenido emocional significativo. Lo anterior tiene una gran implicación psicológica y psicoterapéutica dado que se pueden trabajar creencias, ideas, emociones asociadas a eventos dolorosos, traumáticos o generadores de estrés.


El uso de la hipnosis en psicoterapia permite trabajar desde trastornos de ansiedad, depresión, conductas adictivas, dolores crónicos, trastornos del estado de ánimo, etc. utilizando un recurso natural de la mente. Una capacidad que todos tenemos en nuestro cerebro. En realidad, la persona se "autohipnotiza" y el profesional en salud sólo guía ese proceso a través de ciertos estímulos e indicaciones médicas o psicológicas. Estas técnicas cuentan con un gran respaldo científico y no pertenece en absoluto al mundo esotérico o místico, el cual desafortunadamente genera una mayor desinformación con respecto a las utilidades de la hipnosis.


En la actualidad existen múltiples investigaciones acerca de lo que pasa en el cerebro durante el trance hipnótico. La Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, a través del Centro de Medicina Integrativa, dirigida por el Dr. David Spiegel se ha propuesto esta tarea. Lo que debemos considerar en todo momento es que todo proceso guiado sea llevado a cabo por un profesional de la salud, bien sea del campo médico o psicológico certificado, lo que permita asegurar el ejercicio profesional del mismo, salvaguardando en todo momento la integridad física y mental de toda persona.


Para mayores referencias bibliograficas y electrónicas visitar:


https://science.howstuffworks.com/science-vs-myth/extrasensory-perceptions/hypnosis1.htm


https://www.erickson-foundation.org/biography/


UNAM:

http://blogs.ciencia.unam.mx/paradigmaxxi/2016/08/08/el-cerebro-bajo-hipnosis/

http://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2015_487.html

Stanford University School of Medicine

http://med.stanford.edu/news/all-news/2016/07/study-identifies-brain-areas-altered-during-hypnotic-trances.html

Artículos científicos:

http://www.redalyc.org/pdf/778/77811726001.pdf

http://www.redalyc.org/pdf/4615/461545456009.pdf

http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-41232008000200004



70 vistas

© 2018 APROSAME.

Derechos Reservados

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon